Cómo catar un vino en 4 pasos

0
24

¿Conoces las cuatro fases de la cata de vino? ¿Cómo debemos proceder en cada una de ellas? ¿Qué esperamos identificar? Siguiendo estos cuatro fáciles pasos, conseguirás aficionarte a explorar a través de tus sentidos, el enigmático mundo de los vinos. ¡A qué estas esperando!

Aprende en cuatro pasos y de forma sencilla, cómo observar, oler, catar el vino y llegar a la fase final de conclusiones.

1. ¿Cómo observar el vino?

Cómo proceder: sostener la copa por la base o el tallo, así evitaremos calentar el vino. Inclinar la copa en un ángulo de 45º sobre un fondo blanco, para observar desde arriba a través del líquido.

Objetivo de la fase visual: identificar algún signo de imperfección en el vino y evaluar la nitidez, intensidad, color y otras observaciones (lágrimas, burbuja…). A través de la intensidad conseguimos pistas sobre su identidad (especialmente sobre la edad). Las conclusiones en la fase visual, serán consolidadas con la fase olfativa y gustativa.

Nitidez: nos facilitará cualquier evidencia defectuosa del vino.
Intensidad: es la cantidad de color que tiene el vino.
Color: es el nivel de púrpura, rubí, granate, amarillo, ámbar, etc., y es independiente de la intensidad.

Otras observaciones: las lágrimas de vino, nos revelan los niveles de azúcar o concentración de alcohol. Cuanto más persistentes y gruesas, más graduación. En los vinos espumosos, el tamaño y persistencia de las burbujas, son factores a la hora de evaluar la calidad. Sin embargo, algunos vinos pueden mostrar pequeñas burbujas de dióxido de carbono, que pueden evidenciar algún defecto del vino.

2. ¿Cómo oler el vino?

Cómo proceder: acercar la copa en calma (sin agitar) a la nariz, para localizar los aromas primarios. Después, agitaremos ligeramente la copa, para analizar los aromas secundarios desprendidos y, finalmente, con una mayor agitación del vino exploraremos con la nariz sus característicos aromas terciarios.

Objetivo de la fase olfativa: percibir la condición o defectos del vino, analizar la intensidad, el desarrollo y el detalle de las características de los aromas y la evolución.

Aromas
Primarios: aromas muy volátiles, procedentes de las uvas, florales, frutales y del terreno.
Secundarios: proceden de los procesos de vinificación (levadura, ML, FML, roble).
Terciarios o “bouquet”: los sabores del tiempo, la oxidación, evolución de la fruta, el roble, la edad del vino.

3. ¿Cómo saborear el vino?

Cómo proceder: para ayudar al vino a expresarse con plenitud, podemos escoger entre: aspirar aire cuando el vino está en la boca y masticar el vino, o una combinación de ambas. Primeramente, tomaremos un pequeño sorbo a modo de degustación, y mientras pasamos el vino por toda la boca, inhalamos aire, y al exhalar percibiremos los aromas vía retronasal.

Objetivo de la fase gustativa: percibir todos los sabores del vino (dulce, ácido, salado, amargo y umami), y evaluar sus niveles. Todas las partes de la lengua son susceptibles a todos los sabores, pero algunas áreas son más sensibles que otras. Localizaremos:

A través del sentido del gusto: (el azúcar, la acidez y el amargor)
De las sensaciones táctiles: (la astringencia, el alcohol y la textura)
Por los aromas vía retronasal: (la intensidad y sabores característicos)

Para terminar, analizaremos el final. El conjunto de sensaciones en boca, después de haber ingerido o escupido el vino. El tiempo que perduran las sensaciones, variarán de un catador a otro. En general, en un vino básico de calidad, los sabores agradables a menudo desaparecen en pocos segundos, y el final es corto. Sin embargo, un vino extraordinario, presentará sabores que pueden durar un minuto o más, y el acabado es descrito como largo.

4. Conclusiones

Al finalizar las tres fases anteriores (visual, olfativa y gustativa), llegaremos a una serie de conclusiones que nos ayudarán a evaluar la calidad del vino, si está listo o no para su consumo, la identificación del origen, variedad o variedades de uva, e incluso, la categoría de precio del mismo.

EVALUACIÓN DE LA CALIDAD
Nivel de calidad defectuoso – pobre – aceptable – bueno – muy bueno – excelente
Nivel de estado para el consumo / potencial para el envejecimiento demasiado joven | se puede beber ahora, pero tiene potencial para el envejecimiento | beber ahora: no adecuado para el envejecimiento o para un mayor envejecimiento | demasiado viejo

EL VINO EN CONTEXTO
Identidad por ejemplo: localización (país o región), variedad o variedades de uva
Categoría de precio económico – precio medio – precio alto – precio superior

- Advertisement -